11 jul. 2007

No quiero rapto


En algunos hermanos e incluso en algunos videos que pululan por internet, he escuchado la idea de un rapto de la iglesia que se produce como un evento salvador para los creyentes en Cristo, que sucederá justamente en los días finales, es decir, en estos tiempos, antes de la segunda venida del Señor, para que los justos no sean destruidos junto a los perversos, en la purificación de la tierra. Pero tal como se cita en Mateo 13:24-30 en la parábola del trigo y la cizaña y en Mateo 24: 37-44 en las señales antes del fin, la Palabra de Dios nos enseña que primero serán tomados (atados en manojos para ser quemados) los que conforman la cizaña, es decir los hijos del malo (Mat 13:30) y luego los que hayamos quedado de la siega, seremos arrebatados en las nubes para recibir a nuestro Señor en el aire para siempre estar con Él (1 Ts. 4:17).

Este es el motivo por el cual compartigo contigo, amable lector, este pequeño soneto:


No quiero rapto

Yo más no quiero el rapto del momento
menos hoy, ni mañana, ni pasado
ni probar del veneno tan leudado
del pan de la cizaña y su fermento.

El trigo y la cizaña crecen juntos.
Cual días de Noé, serán tomados,
primero la maldad. ¡Serán quemados!;
arrebato al final. ¡Brillarán justos!

Dios dirige la siega, no los hombres;
-El arbusto en mi campo, conservado-
¡Así dijo el Señor! y no te asombres

que quizás la conciencia de un malvado
se transforme en amor... ¡diga a los hombres:
que el reino de los cielos se ha acercado!

Autor: Carlos Julio, 10-jul-2007


A Dios sea la gloria por todos los siglos. Amén.

Por: Carlos Julio Pérez Q. http://carlosjulioperezq.blogspot.com
Email:carlosjulioperez@gmail.com
Guayaquil, Ecuador

2 comentarios:

BUSCANDO A MI AMADO dijo...

Recuerde hermano que la cizaña es cizaña para poder cambiar es necesario aceptar a cristo y cumplir con su mandato la bendición sea para los que estan perdiendose. Oremos que la religión no sea usada para desgastar y marionetar gente, si no en salvar almas & vidas. Muchas Bendiciones hermano.

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Amén Hermana

Así es. La mayoría de creyentes, antes de ser pequeños cristos, alguna vez tuvimos cizaña en nuestra mente y corazón. Es más algunos en sí mismos fueron cizaña.

El gran Poder de nuestro Señor y Dios Jesucristo logra transformar esos corazones, como el mío, como el suyo o como el de cualquiera que renuncia a sí mismo y comienza a decir: ¡Cristo en mí!

Lamentablemente hay muchos lugares en donde se manipula a la gente, o en donde se enseñan doctrinas de hombres (cizaña) en vez del verdadero pan que bajó del cielo (el trigo) del Señor. Conozco a pocas personas que no predican lo que saben sino lo que nos ordena el Señor.

Y esto es: El reino de los cielos se ha acercado.

La misericordia, el amor, la justicia y el gran poder de Dios, logra transformar a algunos en trigo, y éstos son los que elevan la voz en el desierto y confiesan al mundo que Jesús es el Señor y que Él es el único camino al cielo, sin importar lo que diga el mundo, la familia o la iglesia misma, porque primero hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.

Bendiciones hermana y un saludo fraterno desde Ecuador.

La paz del Señor more en nuestros corazones. A Dios sea la gloria por todos los siglos. Amén.