4 nov. 2011

Preocupación

Una niña sujetando dos periquitos en una terminal de buses en Guayaquil

El amor y el desamor. Se disfruta mientras dure. A veces pensamos que durará un largo periodo, pero las circunstancias siempre nos cambian las perspectivas. En esos momentos se aplican las estrategias, pero no siempre se gana. Luego, aceptar la derrota es un paso más para que lo temporal no se perpetúe.

Para ti amable lector, un poema diferente:

Preocupación

Ya más no te preocupes
ya no llames preguntando por mí,
el silencio no molesta
y mi piel va ignorando todo el frío
no se escapa ya mi sueño
ni me brincan los latidos de noche
los suspiros ya no dejan
un vacío tan amargo en mi pecho
mientras cambia el corazón
esta herida por nuevas cricatrices.

Aunque duela el aceptarlo
la ilusión se nos ha desvanecido
a tu lado las sonrisas
ya no nacen y tampoco florecen
y tus brazos ya no buscan
fabricarme ternuras y embelesos
como el viento en las mejillas
sopla leve y escaso tu perfume...
esta historia se ha quedado
reclamándonos un final feliz.

Me cansé de los intentos
hoy me pierdo en soledades de nuevo.
Ha empezado aquel proceso
de vaciar los recuerdos de mi mente.
Al principio estaba solo
mas te hundiste en mi vida por completo
ya no tengo más palabras
sólo un tonto latir desparejado,
voy de nuevo a consolarme
en que Dios proveerá la alegría...

Carlos Julio, 4 nov 2011

11 oct. 2011

Alegría

(Un hombre alimentando a las palomas en el Parque Seminario o "De Las Iguanas" conocido popularmente y ubicado en el centro de Guayaquil)

La alegría se añora más cuando es escasa.

Este es mi concepto. Tal vez no tan compartido con el resto del mundo, pero genuino.

¡Disfrútenlo tanto como yo!

Alegría

Más sonrisas de niños largan tristes silencios
las gotas en las flores resplandecen mis ojos
por un lapso se olvidan los amargos enojos
en los dulces sonidos de los simples canarios.

Los gatos y los perros en tantos escenarios
ladran, saltan, maúllan en urbanos rincones
la brisa en mis mejillas va silbando canciones
y ondulando mi pelo cual las más altas ramas.

Los peces no precisan en sus finas escamas
hacerse de armaduras de sal ni transparentes
para cruzar los mares más fríos o calientes
aunque en el agua vengan corrientes o murallas...

Menudas las hormigas, se lanzan en batallas
cuando el tirano acecha enorme y agresivo
mientras que el abejorro revuela posesivo
el agujero fresco del palo de mi techo.

Una alegría verde va llenando mi pecho
y un sonido de alas provoca una sonrisa
un pelícano blanco y un ave que de prisa
se clava en el turquesa por la playa cercana.

Eucalipto profundo exhala la mañana
y algún barro intensivo va lamiendo el asfalto
también las bendiciones que vienen de lo alto
rocían ya mi cuerpo reseco y diminuto.

Bendito Padre Eterno no falte ni un minuto
y que mi pensamiento se acuerde de este día
pues tú me perdonaste y no lo merecía
para alzarme del fango y en tus brazos, tenerme...

Carlos Julio, 9-oct-2011

Motivo

(Un amanecer en Guayaquil, con la vista en el río Guayas)


El amor a veces llena un vacío imperecedero. El detalle es que ese momento puede ser corto a veces.

Se extraña en demasía entonces a la persona amada. Muchas veces los finales no son felices como los tantos irreales cuentos de amor.

Para ustedes amables lectores, un soneto para un corazón triste:

Motivo

Si buscara un motivo pa' mi pena
donde explique el latir de un sentimiento
no dudaría más mi pensamiento
en vaciar la sustancia que me llena:

la ausencia de tu cuerpo me condena
y las horas sin ti son un tormento,
el frío de mi piel pide tu aliento
y el calor de tu abrazo que serena

Con tus labios borraste mis durezas
al menos, de una parte de mi vida
al menos, unas cuántas asperezas...

Pero hoy ya no encuentro la salida
ni aquel extinguidor de mis tristezas,
sólo queda una dicha derretida...

Carlos Julio, 8/oct/2011

26 sept. 2011

Batallas


Es un desafío diario mantenerse íntegro en este sistema humano. Es un desierto espiritual donde no se encuentra muy seguido un genuino temor al Altísimo.

El enemigo y sus demonios nos lanzan dardos todos los días. Nuestra paciencia espiritual llega al límite, pero fiel es Dios, que con su amor y misericordia nos da el aliento necesario para sobrellevar todos nuestros problemas, sólo espera que se lo pidamos con fe.

Se torna radical mi determinación. Aunque a veces mi carne me recuerda lo débil que soy y me restriega en la cara mis errores, me niego el aceptar la derrota.

Quiero blandir mi espada, la del Espíritu, y usarla todos los días, pero no contra carne y sangre, sino como guerrero del Altísimo persistiendo en no doblar mi rodilla ante los baales.

Bendito sea el nombre de YHWH, la Roca y la Esperanza de sus hijos.

Para ti, amable lector, otro soneto modernista: Batallas.

Batallas

Mis ojos no contemplan su sonrisa
y el silencio se traga los minutos
cuando algunos suspiros se me apagan
burlándose el presente de mis sueños...

Vil e intrusa rutina se me cuela
trayendo mis peores partes grises
-despreciables recuerdos de mi carne-
y allí resto otro punto a mi alegría...

Hallo sinceridad inconfundible
en los rabos y brincos de mis perros
una parte de mí se me enternece.

Mi espíritu se afirma más en Dios.
Con la espada vibrante en mis dos manos
persisto en agradarle, cual guerrero...

Carlos Julio, 23 de septiembre 2011


6 may. 2011

Espejismo



Este nuevo poema, -un soneto endecasílabo modernista-, no lo explicaré con un preámbulo. Solamente es para leerse.

Tal vez hayan muchos lectores identificados con esta parte de la vida: esa infame práctica de prueba y error...

Las heridas duelen, pero las cicatrices nos recuerdan los errores. El corazón saca la peor parte. Las próximas veces, debemos preguntarle a Dios primero antes de volver a equivocarnos.

Para ti amable lector: Espejismo.

Espejismo

El amor se quedó pausado y solo;
el frío marchitó tantas caricias
que en silencio mi cuerpo deseaba.
Hoy los días felices no regresan.

El desconsuelo del vacío duele...
¿de qué sirvieron los tantos intentos?
los cambios no ayudaron para nada.
No puedo respirar por una lágrima...

Mi presencia que un día fue anhelada
hoy convierte en pesado todo el aire...
las ganas de arreglarlo no funcionan.

Ya no quiero engañarme por más tiempo
el corazón sufrió del espejismo
y advierte las heridas necesarias...

Carlos Julio, 5 de mayo de 2011


28 mar. 2011

Mi escuela



Me han pedido hacer un poema para un evento en la escuela de mi hijo, para que un niñito lo declame. Al realizarlo recordé tantas cosas que viví cuando era niño. Esos momentos y personas inolvidables que se quedan imperecederos en la memoria.

Tantos recuerdos, tantas cosas sencillas pero a la vez preciosas e invaluables.

Te comparto, amable lector, este soneto alejandrino en lenguaje sencillo, pero cargado de nostalgia y sentimiento. Para ustedes: Mi escuela:

Mi escuela

Quiero ir a mi escuela y atender en las clases
descubrir cosas nuevas y aprender cada día
matemáticas, ciencias y también geografía,
conociendo la Biblia y creciendo en sus bases.

Desfilar en los actos y vestir mil disfraces,
esperar el recreo y brincar de alegría,
y plasmar en dibujos toda mi fantasía
con pincel y acuarelas, con pinturas y envases...

Quiero ir a la escuela, ir con mis amiguitos
entonando cantitos con fervor y dulzura
compartiendo las horas, compartiendo ratitos...

despertando en la vida la primera hermosura
junto con mi familia, mis papás y abuelitos
y también con las misses y abrazar su ternura.

Carlos Julio
28 de marzo de 2011

Nota: El niñito de la camiseta azul, es mi hijo. :)

3 mar. 2011

A mis 32...


Bueno. Es inevitable hacer recapitulaciones a la memoria y meditar en las cosas pasadas, presentes y realizar proyecciones a las futuras.

Gracias al Altísimo por mantenerme en el Camino. Las pruebas están a la orden del día por todos lados. Las alegrías se las cuentan con los dedos de la mano y las penas numerosas a veces nos desaniman... pero en el propósito de Dios para nosotros, esas penas nos dan fuerza.

Consciente y firme en las cosas que mi Padre me ha confiado, hoy como todos los días me decido a traspasar los problemas y los nubarrones transformados en neblina que intentan acobardarme y persuadirme para retroceder.

Cargado y renovado con su amor, lo bendigo y lo seguiré bendiciendo hasta el último de mis días. Ese es mi deseo y Él lo sabe muy bien.

Un día más... un año más... una oportunidad más gracias al Eterno, el Poderoso de Israel.

Un abrazo a todos mis amigos que visitan este espacio.

La paz de Yashua bendiga sus familias y nos oriente siempre hacia adelante.

3 ene. 2011

Ansias


Hola, amable lector. Nuevamente estoy de vuelta. Con mucho trabajo en el pasado 2010, la vena poética no fluía tanto como de costumbre.

Ahora colgaré fotos de mi autoría y con este pequeño trabajo, que resume lo que se experimenta con el ser querido más allá de los besos, daremos inicio a este nuevo tiempo. Para ustedes: Ansias...

Ansias

Ya no perdamos más tiempo, ya no...
los silencios renuevan los suspiros
y el vacío disfraza nuestras manos
por la presencia falsa de caricias...

Llega el silbido interno del silencio
y el pálpito presiente la garganta
mientras trama la mente una salida
para frenar del pecho el desenfreno...

¿Qué hacer con la explosión de los rubores
y la piel erizada con los miembros?
se plantea, de tajo, el sentimiento...

Los grados incendiados en el rostro
delatan el calor de nuestro eclipse
derretido cual cera de la vela...

Carlos Julio, 3-ene-2011