6 may. 2011

Espejismo



Este nuevo poema, -un soneto endecasílabo modernista-, no lo explicaré con un preámbulo. Solamente es para leerse.

Tal vez hayan muchos lectores identificados con esta parte de la vida: esa infame práctica de prueba y error...

Las heridas duelen, pero las cicatrices nos recuerdan los errores. El corazón saca la peor parte. Las próximas veces, debemos preguntarle a Dios primero antes de volver a equivocarnos.

Para ti amable lector: Espejismo.

Espejismo

El amor se quedó pausado y solo;
el frío marchitó tantas caricias
que en silencio mi cuerpo deseaba.
Hoy los días felices no regresan.

El desconsuelo del vacío duele...
¿de qué sirvieron los tantos intentos?
los cambios no ayudaron para nada.
No puedo respirar por una lágrima...

Mi presencia que un día fue anhelada
hoy convierte en pesado todo el aire...
las ganas de arreglarlo no funcionan.

Ya no quiero engañarme por más tiempo
el corazón sufrió del espejismo
y advierte las heridas necesarias...

Carlos Julio, 5 de mayo de 2011