3 abr. 2009

Espinas

Están por todos lados, en rostros, en miradas, en pensamientos y hasta en los lugares más inesperados.

La naturaleza propia del ser humano devela sentimientos negativos a veces. Es cuestión de no sugestionarse ante aquellas circunstancias y seguir siendo auténtico, sincero y leal.

Para ti amable lector un soneto clásico para la conciencia:

Espinas

Relucientes carnívoras de sueños
camufladas en tallos de hermosura
incisivas, carentes de dulzura
y afiladas con saña por tus dueños.

Son punzantes tus cínicos empeños
pues laceran la carne y la ternura
y entreabren la herida y la sutura
con el filo letal de tus desdeños.

Urticantes las cumbres de tus puntas
venenosas cual colas de escorpiones,
cual avispas, la hiel de tus mordidas

tus falacias e ínfulas me juntas
pretendiendo manchar mis emociones
mas te hundiste en mis savias escondidas...

Carlos Julio, 3-abril-2009

Imagen tomada de http://www.conabio.gob.mx

Por: Carlos Julio Pérez Quizhpe http://carlosjulioperezq.blogspot.com/,
email: carlosjulioperez@gmail.com