12 nov. 2007

Habitante de las ramas

¡Misericordia quiero! (Oseas 6:6), dice el Señor. ¡Qué fácil es juzgar al resto del mundo y qué difícil es auto juzgarse! Si reflejáramos el amor de Cristo, veríamos siempre lo bueno en algo aparentemente contrario.

Así ha dicho YHWH Elohim Adonai, Jehová Dios el Señor:

Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. (Evangelio de Juan 8: 3-11, versión Reina-Valera 1960).

Esas personas encerradas en un mundo moral entenebrecido (las habitantes de las ramas), también sienten y tienen carencia de afecto. Para ti amable lector un soneto alejandrino:

Habitante de las ramas

¿Dónde escondes la rosa, la mustia inmaculada,
la vestida de sueños y de mieles henchida,
la virgen de los besos que mantienes guardada,
la que no está sudada cuando estás desvestida?

¿Dónde está la princesa, la niña delicada
de las carnes fragantes y ternura perdida,
la que no vende amores en un cuarto obligada
por lascivias de hombres y por hambre movida?

Si tu lecho es de todos, mas tu nido de nadie
¿dónde hierve el deseo de empollar en tu mente
al varón que en tus noches con sus ojos te irradie?

Y aunque al ver la ignominia de entre toda la gente
sientas en tus lamentos una Voz que te radie,
¡ríndete a su llamada, que es el Omnipotente!

Carlos Julio, 11-12 nov 2007

Inhabitant of the branches
(English version)


Where do you hide the rose, the withered one immaculate,
the one dressed of dreams and filled of honeys,
the virgin of the kisses that you maintain kept,
the one that is not sweated when you are undressed?

Where the princess, the delicate girl is
of the fragrant meats and lost fondness,
the one that doesn't sell loves forced in a room
for men's lasciviousness and moved by hunger?

If your bed is of all, but your nest of anybody
where it boils the desire to brood in your mind
to the male that in your nights with their eyes irradiates you?

And although when seeing the ignominy of among the whole people
you feel in your laments a Voice that radiates you,
surrender to him call that is the Omnipotent one!

Carlos Julio, 11-12 nov 2007

Por: Carlos Julio Pérez Quizhpe http://carlosjulioperezq.blogspot.com/,
email: carlosjulioperez@gmail.com

Imagen tomada de: img175.imageshack.us

Diccionario RAE (Real Academia Española):
afrenta: f. Vergüenza y deshonor que resulta de algún dicho o hecho, como la que se sigue de la imposición de penas por ciertos delitos.
henchir, henchida: Ocupar totalmente con algo un espacio, llenar.
ignomina: Afrenta pública.
inmaculado, da: Que no tiene mancha.
irradiar, irradie: Despedir un cuerpo rayos de luz, calor u otra energía.
lascivia: Propensión a los deleites carnales.
mustio, tia: Melancólico, triste.
radiar, radie: Fís. Producir la radiación de ondas (sonoras, electromagnéticas, etc.) o de partículas.

6 nov. 2007

Tu voltio

¿Qué puedo poner como preámbulo? Este soneto clásico lo dice todo. Se puede decir que es la terminación de mi anterior poema: Déjà vu cardiaco.

Sólo para enamorados y para ti amable lector...

Tu voltio

¡Cómo entibias la tórrida marchita
fuente de unos latidos congelados
y enfrías los desdenes encumbrados
de un miembro que sangrando te palpita!

¡Cómo a mi corazón le resucita
el voltio de tus labios incendiados,
que brinca con espasmos ionizados
del rayo de tu vientre que le incita!

Y me queman tus vellos de cadenas
y me raspan las chispas de tus besos
y me ata el amperio de tus venas

y me envuelve la tarde en embelesos
y me cortocircuitas ya las penas
¡y le arrancas suspiros a mis huesos!

Carlos Julio, 6-nov-2007

Por: Carlos Julio Pérez Quizhpe http://carlosjulioperezq.blogspot.com/,
email: carlosjulioperez@gmail.com

Imagen tomada de: pajaros.anipedia.net