16 jul. 2007

Metamorfosis cardiaca

Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne (Ezequiel 11:19)

Este es mi testimonio de cómo el Señor logra un cambio imposible... pero imposible para los que no le conocen. Tú amable lector, puedes ser uno de ellos.

¿Deseas quitarte el corazón de piedra del pecho y tener uno de carne? Para ti, y solamente para ti, este soneto:

Metamorfosis cardiaca

Cambia mi corazón hecho de piedra
y su triste latido anestesiado;
del vil sistema atroz tenlo guardado
porque veneno y miel brinda su hiedra.

Con tu savia sutil dame un capullo
que mute mi dolor tu luz crisálida
y que toque mi ser tu mano cálida
y tu bendito amor borren mi orgullo.

De mis faltas antiguas te olvidaste
con amor infinito me has amado
que un espíritu nuevo me otorgaste...

un corazón de carne me has brindado,
con tu excelso poder lo transformaste
que por fin por tu Sangre ha palpitado...

Autor: Carlos Julio, 15-16 de julio del 2007


A Dios sea la gloria por todos los siglos. Amén.

Por: Carlos Julio Pérez Q. http://carlosjulioperezq.blogspot.com/

Guayaquil, Ecuador

2 comentarios:

Jorge Chaparro Salgado dijo...

¡Qué soneto tan precioso, CArlos Julio! Y la fotografía es sorprendente.
No me comentas si leiste mi comentario al tuyo acerca de las células cancerígenas y demás.
Un abrazo desde Colombia.

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Gracias por tu comentario don jorge.

Revisa tu blog que también te escribí.

Saludos cordiales desde Manta Ecuador