21 feb. 2008

Unos lazos

Buscando dirección de mi Padre, abrí las Sagradas Escrituras y encontré justamente el detalle del sentimiento que experimentaba en ese momento; luego sentí alivio al notar que Él siempre me escucha y me alienta:

Por tanto, hay lazos alrededor de ti, Y te turba espanto repentino; O tinieblas, para que no veas, Y abundancia de agua te cubre. Job 22:10-11 (RV60)

De esta porción de las Escrituras, nace este alejandrino expresionista. Para ti amable lector:

Unos lazos

Ya me tienden los lazos que circundan mi vida
con la trampa despierta que me acecha los pasos;
quieren ver si se duerme mi cautela encendida
para ajarme las carnes y estrujarme en fracasos.

Me disfrazan las risas que obligados dibujan
en sus pérfidos rostros que solapan veneno,
a su mundo infeccioso de placeres me empujan
para así vacilarme y arrastrarme a su cieno.

Y me turba el espanto que lacera el sentido
cual cuchillo afilado que me hiere profundo,
pues salpica la sangre por mi lobo escondido
reluciendo las garras de mi yerro fecundo.

Vienen ya las tinieblas a tragarse mis luces
como eclipsa la noche los albores del día;
la visión se me apaga por mis múltiples cruces
y el camino difuso cada vez parecía.

Hincan ya mis prejuicios como espina candente
pues proyectan mi ira en mi hermano o vecino,
cual la bestia rabiosa que me ataca de frente
ruge ya mi derrota con estruendo asesino.

Y el turbión que no avisa se me viene agresivo
inundando mis venas con cizaña mojada
pues su viento perverso no será compasivo
a mi alma serena ni a mi pena guardada.

Quieren verme vencido por mi triste derrota
-mis entrañas volvieron a mi ser conmovido-,
mas tu Mano es más recia que el villano que azota
pues levantas mi rostro con tu aceite de Ungido.

Sólo tú Padre Eterno, Poderoso Gigante,
tú me libras del lazo del feroz enemigo,
pues tu Nombre en mi cuello se me torna vibrante
¡y al final de la lucha, quedarás tú conmigo!

Carlos Julio, 20-feb-08

Imagen tomada de: andaluciaimagen.com

Por: Carlos Julio Pérez Quizhpe http://carlosjulioperezq.blogspot.com/, email: carlosjulioperez@gmail.com

6 comentarios:

Isa dijo...

¡Qué precioso!. Siempre me ha maravillado de ti mi querido CJ, tu facilidad con la que volcas en poesía todo lo que sucede a tu alrededor.
Bendiciones del Altísimo para ti hermanito ¡siempre!

Carlos Julio dijo...

Gracias hermana por tus palabras.

Estas letras siempre vienen cargadas de un sentimiento profundo por nuestro Padre Celestial.

El talento viene de Él, yo soy simplemente la pluma y el tintero.

Bendiciones mi hermanita para vos, tu familia y tu bello México.

goloviarte dijo...

he otorgado tres estrellas a tu blog en http://lasestrellasdeaquiestatublog.blogspot.com
pásate por el blog y mira algo de publi,eso valora mi trabajo

St. Jose dijo...

"Sólo tú Padre Eterno, Poderoso Gigante,
tú me libras del lazo del feroz enemigo,
pues tu Nombre en mi cuello se me torna vibrante
¡y al final de la lucha, quedarás tú conmigo!"

Geniales palabras, me quedo con ellas.
Saludos
Dios te siga bendiciendo.

Manlio Hector dijo...

Hermosa y lacerante poesía amado Julio.Pero has de recordar que no estas solo en tales tempestades ya que los mismos padecimientos sufrimos los amados en toda la Cristiandad.
Gracias a Dios por el don maravilloso que te ha otorgado y que le honra a EL.

Carlos Julio dijo...

Gracias Manilo.

Por un tiempo en nuestras vidas queremos ser águilas y volar alto en la soledad. O a veces, por temor, nos queremos esconder en cuevas como Elías...

Pero desde el viento escuchamos Su Voz: La que nos alienta, la que nos reanima, la que hace que nuestro espíritu no espere y nos rindamos en amor y en reverencia para alabarle a Él.

YHWH Elohim es Su Nombre. Yashua es nuestro Mesías y Salvador y el Espíritu Santo nos consuela...

¡A Él sea la Gloria por todos los siglos! Y todo el mundo diga: ¡Amén!